Adriano - Adriano Cinema - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Adriano - Adriano Cinema

Indice A
Calle Herzegovina 2, tomaba el nombre de la plaza Adriano, que se encontraba cerca de la calle Herzegovina. Las ideas del régimen, con los nombres que para ellos no estaban castellanizados,  convirtieron de la noche a la mañana la calle de femenino a masculino convirtiéndose en calle “Herzegovino”.
Fue inaugurado el 14 de diciembre de 1939, con la proyección de las películas El secreto de vivir y Czardas. El cine en principio no tuvo  gran aceptación, ya que los vecinos preferían bajar  a Barcelona para visionar películas de estreno. (Frase que se decía en aquellos tiempos) acostumbrados a vivir en la vida del barrio,
Desde su inicio, mantuvo el esquema de programación de los cines de barrio, realizando tres sesiones dobles diarias, la primera empezaba a las 4, la segunda sobre las 7 y la tercera y la última sobre las 10 de la noche. Las películas  que se proyectaban eran de segundo reestreno y los días de proyección eran los viernes, sábado y domingo y los días festivos.
En 1940 tomo las riendas del negocio Pere Alsina Castells que aparte del cine  Adriano llevaba la programación de los cines: Galvany. Mahón, Spring, Iberia o Bretón. Esto representaba un nuevo negocio para los empresarios, ya que tenían contratados a personas jóvenes con bicicleta, que se encargaban de transportar las bobinas con las películas de un cine a otro.
Para poder realizar esta labor el empresario debía tener la programación de cines pares, ya que con el alquiler de dos películas, ya que proyectaba la primera película diferente, y en el descanso el muchacho de la bicicleta se encargaba de transportarlas lo más rápido posible durante el tiempo del descanso. Este sistema común en muchas ocasiones proporcionaba descontento entre los espectadores, ya que cualquier contratiempo, era causa de un descanso más amplio.
En 1946, cerró la sala durante un mes para poder realizar la primera reforma que sufrió la sala. A partir del domingo 21 de octubre 1951, la programación paso de los tres días semanales, a realizar sesiones diarias, programando las películas de Bambi y Flecha Rota. También realizo un cambio en la programación de los cines de reestreno, que hasta entonces se realizaban  todos los lunes y el Adriano paso a realizarlos los viernes y así atraer más espectadores los fines de semana.
En 1955, realizó la segunda reforma está mucho más importante, ya que aparte de realizar un cambio en la estructura del local, añadiendo un piso al edificio, que cambiaba por completo la antigua fachada y conseguía ampliar la capacidad del cine añadiendo un anfiteatro sobre el patio de butacas, aparte de aprovechar parte del edificio para ubicar los despachos de la empresa.
El domingo de Ramos 7 de abril de 1963, entro a formar parte de una programación especial realizada por la Empresa  Paramount Films, realizaba el anuncio conjunto con 66 cines de toda España, para programar durante toda la Semana Santa, una de las obras cumbres del productor Cecil B. de Mille, Los Diez Mandamientos, que consiguió un éxito impresionante ya que fueron once las salas barcelonesas que se apuntaron al evento.
Como a muchos de los cines de la ciudad, la década de los 70, marco el declive de una gran parte de los cines de reestreno de la ciudad, el principio del video Beta y VHS, provoco que se empezaran a instalar los videoclubs que tenían rápidamente los estrenos que se realizaban, esto motivo que los cines de reestreno fuera desapareciendo paulatinamente.
Cerró sus puertas el domingo 30 de marzo de 1975, con la proyección de La semilla del tamarindo» y ahora le llaman Aleluya.
Regreso al contenido