Fábrica Elizalde revisada el 29 de septiembre del 2019 - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Fábrica Elizalde revisada el 29 de septiembre del 2019

Fabricas
Arturo Elizalde Rouvier, fue un industrial e ingeniero nacido en Cuba 1873, que en la década de 1880 se trasladó a Paris. En 1894 se casó con Carmen Biada Navarro, bisnieta de Miguel Biada Buñol, (promotor del primer ferrocarril español entre Barcelona y Mataró), circunstancia que la llevo a trasladarse a vivir a Barcelona en un palacete de la calle Valencia 302, cercano al Paseo de Gracia, para establecerse en el incipiente ramo del automóvil.
Arturo Elizalde busco la complicidad de su cuñado Rafael Biada i Navarro para convencer a Josep María Vallet i Arnau que tenía (un taller de reparación de automóviles, con el personal y la maquinaria necesaria), en un edificio del Paseo de San Juan 149, para que conjuntamente, dedicaran el taller a la fabricación de coches de línea exclusiva. Para realizar dicho proyecto decidieron fundar una sociedad con una inversión de 150.000, pesetas, repartidas en partes iguales.
El taller estaba construido en los terrenos de una antigua casa solariega con terreno agrícola, conocida como Can Delriu, propiedad de Paula Fuente Cuyás, como segunda residencia fuera de la muralla, en terrenos pertenecientes al término municipal de la villa de Gracia. Fallecida Paula Fuente, sus herederos decidieron en 1894 vender los terrenos edificables siguiendo el proyecto urbanizable del plan Cerda, situada en la actual  manzana del Paseo San Juan y calles Bailen, Rosellón y Córcega), que fue adquirida por Jaume Alegret Vidal, abogado y notario de Barcelona, que durante mucho tiempo fue conocida como “la manzana del Alegret”, que conservó la vieja masía Can Delriu para al cabo de un año, construir un nuevo palacete con acceso por el antiguo torrente Hondo, actual paseo de San Juan (que todavía estaba sin urbanizar).
El 8 de enero de 1908, los tres socios fundando la Sociedad Mercantil J. M. Vallet y Cia. Josep María Vallet, llevaría la responsabilidad de la construcción de los modelos, mientras Arturo Elizalde y Rafael Biada, realizarían la gestión de la empresa y la representación de la fábrica de automóviles Delahaye, de la cual Elizalde, había sido accionista y colaborador durante su estancia en Paris.El 8 de enero de 1908, los tres socios fundando la Sociedad Mercantil J. M. Vallet y Cia. Josep María Vallet, llevaría la responsabilidad de la construcción de los modelos, mientras Arturo Elizalde y Rafael Biada, realizarían la gestión de la empresa y la representación de la fábrica de automóviles Delahaye, de la cual Elizalde, había sido accionista y colaborador durante su estancia en Paris.  
La gestión realizada tanto por la parte de fabricación como de administración, fue tan buena que se vieron obligados a ampliar el negocio, por lo que Arturo Elizalde, se puso en contacto con Jaime Alegret, propietario de la manzana donde estaba ubicado el taller de la sociedad, para que le vendiera todo el terreno y edificar una nueva fábrica. El acto de la compra-venta del terreno, fue realizado por Arturo Elizalde, a título  personal  el 5 de abril de 1909, adquiriendo la totalidad del terreno de toda la manzana.
Arturo Elizalde, que era un hombre ambicioso, decidió emprender la guerra en solitario y el 18 de Junio de 1910,  compro la parte de la sociedad perteneciente a Josep María Vallet i Arnau, adquiriendo todos sus derechos para poder formar una sociedad familiar constituyendo la nueva Biada, Elizalde y Cía., que se dedicaría a la fabricación y reparación de sus propios modelos y la reparación de los vehículos Delahaye, por ellos representados, a parte del personal con el que contaba la empresa, contrataron destacados técnicos que resultarían imprescindibles para llevar a cabo sus nuevos proyectos y la inauguración de una escuela para preparar nuevos técnicos y operarios.
Padre de nueve hijos, pronto se rodeó del entorno familiar para controlar los departamentos esenciales de la empresa. Salvador, llevaría el Departamento Técnico donde se realizarían los proyectos de los nuevos modelos y las mejoras de los modelos antiguos. Arturo Luis, sería el responsable de supervisar de los técnicos que controlarían las pruebas de calidad. En el departamento de administración, continuaría confiando en Baltasar Bartra, la persona que durante más de 50 años, había llevado el control de la administración.
Con motivo de la celebración del Salón Internacional del Automóvil en Paris, el 17 de octubre de 1913, la alta burguesía catalana (aprovechando  el interés creciente que tenía nuestra ciudad por el automóvil), decidió celebrar una Exposición (no oficial), en los Jardines del Turo Park. Arturo Elizalde decidió que “Biada, Elizalde y Cía.”, estuviera representada por el primer prototipo  de la firma, denominado "Biada y Elizalde" y con la presentación de los nuevos amortiguadores de la marca  Telesco, de los cuales habían obtenido la representación.
El 16 de abril de 1914, empezó a circular por las calles de Barcelona, el primer vehículo de empresa Biada, Elizalde y Cía., fabricado totalmente en España. Fue un día grande para Arturo Elizalde.  
Para poder realizar el lanzamiento, había necesitado el aprovisionamiento de piezas estampadas suministradas por una empresa belga, pero el inicio de la primera Guerra Mundial y la invasión de Bélgica, por parte de las tropas alemanas, supuso un problema la continuidad del abastecimiento de dichas piezas, esto supuso un verdadero contratiempo para la continuidad de la fabricación de los nuevos coches. Arturo Elizalde, decidió atajar el problema, montando un taller de forja en los terrenos de la compañía.
Esta decisión que suponía la construcción de un nuevo edificio y la maquinaría necesaria para su funcionamiento, suponía una importante inversión, que provocó la retirada de Rafael Biada del negocio y la disolución de la Sociedad. Arturo Elizalde que no pensaba dar marcha atrás propuso a su cuñado la adquisición de la totalidad del accionariado, hecho que se efectuó el 21 de mayo de 1915, pasando a convertirse a partir de entonces en "Fábrica Española de Automóviles Elizalde".
Ese mismo año, la empresa Elizalde envió un automóvil a Madrid, para que fuera probado y conducido por Alfonso XIII, el cual realizó un recorrido desde Madrid a Navacerrada, con regreso a la capital de España. El resultado fue tan satisfactorio que el rey en persona, felicitó a los constructores, animándoles a proseguir en su labor de potenciar la industria española. Posteriormente  adquirió un modelo Cabriolet "Elizalde".
Finalizada la primera Guerra Mundial que había paralizado Europa entre 1914 y 1918, se celebró en Barcelona el primer Salón Internacional del Automóvil (Oficial),  que se celebró,  en el Palacio de Bellas Artes situado en el Parque de la Ciudadela.  Fue inaugurado el 3 de mayo de1919, por el entonces capitán general de Cataluña, Joaquín Milans del Bosch Carrió, con participación de 58 expositores, entre los que se encontraba la Fábrica Española de Automóviles Elizalde y varias empresas catalanas que preveían un buen momento por la falta de vehículos, ocasionado por la Primera Guerra Mundial.
La gran calidad y fiabilidad de los motores fabricados por la empresa Elizalde, hicieron que en 1919, el Ministerio del Aire francés, estudiara la posibilidad de  entablar conversaciones con Elizalde para estudiar la posibilidad de que esta pudiera fabricar motores para montar en sus aviones.
Arturo Elizalde falleció repentinamente a la edad de 54 años, el 4 de diciembre de 1925 en su finca de la población de Le Corbier (Francia), a donde se había trasladado para descansar unos días, a causa de la complicación de un proceso gripal. La Vanguardia del día 5 de diciembre, daba la noticia de su muerte y comentaba que ante el empeoramiento registrado por el paciente, había sido avisada con urgencia su esposa  Carmen Biada, y de algunos de sus hijos.
En 1926, Elizalde  entregó el primer pedido de motores de la serie de 450 CV, denominados “A-1”, con un éxito total, por lo que provoco, que  la gerencia de Fábrica Española de Automóviles Elizalde, tomara la decisión, de abandonar la fabricación de automóviles para  dedicarse por completo a la fabricación solo de motores, tanto de aviones, como de automóviles.
Su viuda Carmen Biada tomó las riendas del negocio familiar y el 4 de junio de 1927, fundó la nueva empresa "Elizalde S.A.", convirtiéndose en Presidente del Consejo de Administración,  nombrando Director General a Julio Rentería y Administrador General, a su hijo Antonio Elizalde.
En una ocasión, su hijo Antonio comento, que al morir su padre, su madre mando reunir en el patio de la empresa, en un montón todos los planos y papeles relacionados con el automovilismo que su padre tenía guardados, reunió a los trabajadores y mando quemar los planos de aquellas joyas sobre ruedas. Cuando finalizo el fuego les dijo a todos ellos:  
Dado que a partir de ahora vamos a fabricar motores de aviación, olvidarse de los coches. Después dio la orden de desguazar todos los monoplazas de competición, entre ellos, los dos modelos conducidos por Fernando de Vizcaya, ganadores en 1923 y 1924.
Con motivo de la Guerra Civil, al igual que muchas empresas, que podían ser útiles al ejercito republicano, fue requisada y colectivizada por la CNT, con el nombre SAF 8, dedicada a la fabricación de material bélico y a la fabricación de bombas de aviación; por este motivo  sufrió dos veces el ataque de las tropas sublevadas. En el primer ataque que tuvo lugar el 13 de febrero de 1937, desde el crucero italiano Eugenio de Savoia  a las diez de la noche, el primer proyectil fue a parar a la calle Torrijos en el barrio de Gracia, pero no sucedió lo mismo con el segundo que cayó de lleno en la factoría, quedando prácticamente destruida causando más de veinte muertos. El 17 de marzo de 1938 se produjo un segundo bombardeo, por parte de la aviación alemana Cóndor, que acabo por destruir la factoría.
Durante la segunda guerra mundial entre 1939 y 1945, la empresa la empresa tuvo graves dificultades, que se acrecentaron con el fallecimiento de Carmen Biada Navarro el 11 de diciembre de 1949,  esposa de Arturo Elizalde y descendiente, de Miguel Biada, promotor del Ferrocarril Barcelona Mataró, primero de los construidos en España en 1848, que durante veinticinco años ostento la presidencia de la empresa Elizalde fundada por su esposo en 1909.
Tras su fallecimiento su hijo Antonio Elizalde, nombrado heredero asumió el cargo de Administrador General. El 27 de diciembre de 1951, Elizalde S.A., firmó el convenio de venta con el Instituto Nacional de Industria (INI), pasando a denominarse ENMASA "Empresa Nacional de Motores de Aviación S.A.".
En 1960 La Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Barcelona, adquirió el solar para realizar la construcción de varios bloques de Pisos
De la familia Elizalde – Biada, nos queda, el edificio de la Casa Elizalde, en la calle Valencia 302, convertido en la actualidad en  el Centro Cultural La Casa Elizalde y las palabras de Arturo Luís Elizalde, (tataranieto), comentadas en una entrevista realizada a "Autopasion18.com", comentando  las ventajas técnicas que había desarrollado la empresa de su tatarabuelo:
Fueron los primeros coches que incorporaron frenos en las cuatro ruedas, innovación expuesta en el Salón de París de 1919.
Inventaron un servo-freno mecánico con un dispositivo especial que evitaba por completo el bloqueo de las ruedas. Actualmente esto se realiza en los automóviles modernos por procedimientos electrónicos y se conoce como ABS.
Incorporó un cambio de marchas adicional que permitía la obtención de ocho desarrollos distintos hacia delante y dos más para la marcha atrás, actualmente este sistema se conoce como Over Drive.
El modelo Elizalde tipo 48 de 8 cilindros tenía cuatro válvulas por cilindro. Este sistema, 60 años más tarde se está aplicando en automóviles de serie.

Regreso al contenido